Inicio ARTICULOS BOLIVIA: Luces y Sombras en la Lucha contra la Violencia hacia las...

BOLIVIA: Luces y Sombras en la Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres

2339
0

Recientemente se ha presentado en Bolivia el Informe “Recursos de los Municipios y Departamentos para la Lucha contra la Violencia Hacia las Mujeres. Presupuesto y Ejecución 2015 – Presupuesto 2016”, el cual ofrece información y análisis de cuál es la realidad en este tema en Bolivia y cómo se desenvuelven las decisiones políticas en la materia. Se basó en el análisis hecho a 339 municipios y 9 gobernaciones durante el 2015 y parte del 2016.

 La investigación que ha dado lugar a este Informe ha sido elaborada por el equipo técnico del Centro de Promoción de la Mujer de la ONG Gregoria Apaza de Bolivia (nombre tomado de la heroína y revolucionaria indígena aimara) dirigido por Tania Sánchez Montaño. La publicación, auspiciada por el Observatorio de Control Social, con la colaboración del Ministerio de Autonomías, se recoge en el Boletín Nº 32 Uñatataña (vocablo aimara con dos acepciones: “Observar” y “Despertar” que denota el seguimiento que precisa el trabajo para luchar contra la violencia hacia las mujeres).

La Violencia hacia las mujeres en Bolivia

Para la Organización Panamericana de la Salud y ONU Mujeres, en Bolivia 7 de cada 10 mujeres son víctimas de algún tipo de violencia en sus hogares. La violencia sexual es la forma más reconocida de violencia, mientras que otras formas suelen ser invisibilizadas (cuesta reconocerlas). En cuanto al feminicidio, en el año 2014, había una víctima cada tres días, lo que para el 2015 ha tenido una ligera retracción. La gravedad de la situación hizo que tomaran el modelo de “Declaratoria de Alerta” de México, que “permite habilitar medidas y recursos de emergencia para hacer frente a la violencia”.

Medios con que cuentan en Bolivia para hacer frente a la Violencia hacia las Mujeres

En primer lugar, Bolivia cuenta con un marco normativo suficiente y adecuado. La Ley 348, “Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia”, de 2013, que ha sido desarrollada a nivel local y territorial, por gobiernos autónomos municipales y departamentales, reconocidos expresamente como ETAs Entidades Territoriales Autónomas, a cargo de los servicios públicos necesarios para hacer frente a este flagelo. A los gobiernos autónomos municipales cabe la prestación de los servicios legales integrales, el esquema SLIM y las casas comunitarias, en tanto que a los gobiernos autónomos, corresponden las casas de acogida y refugios temporales.

En segundo lugar, Bolivia ha implementado el “Sistema Integral Plurinacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia en razón de Género”, SIPPASE a cargo del Ministerio de Justicia.

Asignación de Recursos Públicos para Luchar contra la Violencia hacia las Mujeres

Bien se dice que las decisiones políticas no son nada si no cuentan con los recursos públicos necesarios para implementarse y concretarse. Una ley puede ser formulada magistralmente pero de no contar con los recursos presupuestarios quedará en retórica y con ella no se garantiza el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia y más bien se mella su confianza en el Estado,  llamado a garantizar dicho derecho.

El otorgamiento de recursos públicos para los programas, planes, acciones, políticas públicas para la lucha contra la violencia hacia las mujeres suele ser uno de los mayores escollos.

Imagen Gregoria Apaza

En el caso de Bolivia, dado el marco comentado y el análisis hecho en los ETAs y tal como lo refleja el mapa de ejecución presupuestaria es preocupante el bajo nivel de ejecución presupuestal.  

El Ministro de Autonomías, Hugo Siles Núñez del Prado, en la presentación de este informe dijo que en Bolivia no solo se está incorporando el enfoque de género sino que también se pasa por “la despatriarcalización del Estado, tanto por mandato constitucional y como justo derecho de las mujeres a una vida integral digna”.

La inejecución presupuestal o la baja ejecución presupuestal de los recursos existentes en extensas zonas de Bolivia, ya sean de fuente nacional o internacional, especialmente para la prevención de la violencia, hablan de un camino por recorrer, de falta de elementos, compromiso y consciencia en el tema.

La RIMIG comparte la síntesis de ese importante documento, alentando a los diversos órganos bolivianos, departamentales y municipales, para que hagan un esfuerzo en la formulación de políticas públicas que prevengan uno de sus problemas sociales más serios. Convoca a las mujeres a ejercer su agencia social, dando información sobre su realidad, sus necesidades, haciendo propuestas, acompañando el proceso íntegro hasta la evaluación de lo realizado.

Descargar informe completo>>>