4- DEFINICIÓN COLECTIVA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA

INICIO Foros “LA DECLARACIÓN DE GRANADA SOBRE COMUNICACIÓN PÚBLICA A DEBATE” 4- DEFINICIÓN COLECTIVA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA

Este debate contiene 11 respuestas, tiene 8 mensajes y lo actualizó  rosmi bonilla hace 2 años, 8 meses.

Viendo 12 publicaciones - del 1 al 12 (de un total de 12)
  • Autor
    Publicaciones
  • #1623
    Adela Arenas
    Adela Arenas
    Moderador

    Durante estas semanas hemos sido parte de esta enriquecedora experiencia de diálogo entre colegas de diferentes países y latitudes. Hemos reflexionado sobre las realidades y contextos locales en los que nos desenvolvemos profesionalmente y conversamos sobre las dificultades y necesidades de construcción de capacidades y áreas de oportunidad que detectamos no sólo en nuestra función de comunicadore/as, si no en las propias gestiones locales pero, sobretodo, hemos ido encaminándonos hacia una idea de la comunicación pública que queremos. Ahora es momento de que declaremos, qué entendemos por comunicación pública y para eso les invitamos a compartir enunciados que, a modo de afirmaciones, sirvan para distinguir el ejercicio de la comunicación pública de otros ámbitos.

    Para enmarcar la definición que como colectividad construiremos de forma conjunta, nos permitimos compartir como punto de partida la definición de la autoría de la coordinadora de la RICP, Liliana Ladrón de Guevara Muñoz:

    “Todas aquellas herramientas, técnicas y soportes utilizados para transmitir y recibir información, así como los canales a través de los cuales se contactan la comunidad con sus organismos y las instituciones públicas con sus usuarios.

    Su acción, engloba las áreas que permiten abordar la relación existente entre organizaciones y ciudadanos; describiendo el binomio producido entre prestadores de servicios y usuarios, así como en el vínculo generado entre la función pública, sus servicios y la ciudadanía.

    La Comunicación Pública es la oportunidad que tiene el aparataje administrativo para vincularse y oír a sus usuarios, pero no sólo eso, es también la posibilidad de hacer partícipe al ciudadano de su desarrollo con el apoyo de sus instituciones públicas y generar un vínculo de responsabilidades compartidas que termine con la idea de asistencialismo y pasividad.

    Se trata del conjunto global de acciones que permiten un diálogo abierto, permanente y constante, en que el valor de la escucha atenta por parte de los organismos públicos resulta crucial para reencantar y recuperar la confianza ciudadana, en el actual sistema de medios multidireccional.

    El trabajo de Comunicación Pública debe iniciarse con la identificación de la vocación de servicio del territorio. La tarea debe incluir el empoderamiento, la participación y la acción conjunta entre la institución pública y la ciudadanía, con el objetivo de construir (o descubrir) la identidad del lugar y de sus habitantes

    Ahora es turno de sumar y cambiar… de aportar a esta definición y encontrar conjunta y participativamente aquella que nos represente como RICP.

    ¡Que inicie el intercambio!

    #1777

    Hola Adela, y hola a todos.

    Observo que en algunos gobiernos locales se está separando, dentro de la órbita del Estado, la función de la prensa por un lado, y la de la comunicación por el otro; aunque bajo un mismo paraguas administrativo y orgánico. Es decir, los gobiernos comienzan a entender que ya no alcanza solamente con contar con un gabinete de medios que informe a la sociedad sobre los quehaceres del Estado. Se amplía la función de la comunicación pública a la planificación estratégica de la comunicación, esto es: reflexionar sobre qué grandes ejes temáticos vamos a conversar con los ciudadanos como gobierno (más allá de la coyuntura y agenda cotidiana); cómo vamos a hacer y qué herramientas vamos a implementar para mejorar la participación ciudadana; qué acciones llevaremos adelante para acercar los organismos del Estado y sus servicios a la gente con menos capacidades para ello; cómo vamos a achicar la brecha digital; cómo vamos a formar y capacitar progresivamente a los funcionarios y empleados públicos con funciones en Comunicación.

    Esta tendencia se está dando en muchos gobiernos locales y me parece auspicioso. Implica sumar competencia y funciones, y trabajar lo mediático al lado de lo estratégico, para cumplir cabalmente lo que plantea la definición de Liliana y de Adela.

    Por supuesto, en Latinoamérica encontramos muchas dificultades para llegar a ello de manera auténtica: altos niveles de desconfianza pública, corrupción, manipulación mediática son algunas de las características del contexto actual (algo hablamos de esto en el Hilo 1). Creo que debemos tener en cuenta la realidad de nuestros entornos que dificulta incorporar esta visión estratégica de la comunicación. Aún así, la tendencia que menciono creo que es irreversible: y cuando sea una realidad con todas las letras, nosotros y nosotras, los comunicadores/as debemos estar ahí para ser parte del cambio. Creo que ya somos parte del cambio. Por eso estamos acá.

    Saludos a todos!

    #1780

    elena anell
    Participante

    Hola desde México.

    Pienso que en la actualidad la importancia de la comunicación pública radica en por lo menos tres preguntas básica, qué comunicamos, cómo lo comunicamos y a través de qué canal lo comunicamos, de tal forma que la institución pública no sólo difunda información sino genere crítica y participación en las acciones de los gobiernos, por lo cual coincido con Bruno sobre la ampliación de la comunicación pública a la planificación estratégica de la comunicación.

    Al mismo tiempo el avance tecnológico ha implicado nuevos retos en el área y también propiciado la creación de nuevas figuras como el “community manager”; los gobiernos han encontrado en las redes sociales una herramienta de apoyo para no sólo posicionar su imagen sino para el desarrollo de sus funciones.

    Saludos a todos!!!

    #1784

    hector aguilera
    Participante

    Hola amigos y amigas,

    Me da mucho gusto escribir estas breves líneas desde Xalapa, capital del estado de Veracruz en México.
    Hoy a diferencia de décadas anteriores, nuestra sociedad se encuentra en la mejor etapa para comunicar, estamos rodeados de herramientas que propician el intercambio de nuestras ideas, no tan solo de una manera textual, hoy gracias a las nuevas tecnologías, la forma de comunicar toca también las emociones.
    La responsabilidad de comunicar toma mayor relevancia para los gobiernos locales, pues creo que Comunicar es Gobernar.
    La comunicación es la base fundamental para crear comunidad entre personas, para plantear soluciones claras y lograr que nuestra sociedad tenga un claro desarrollo.
    Ahora bien, la ética del comunicador de una institución pública, debe ser una constante, pues hay una responsabilidad muy alta con la ciudadanía. Se debe comunicar de una manera transparente, plural, dando espacios al debate y respetando en todo momento el derecho fundamental de la libertad de todas las expresiones pacificas en pro de la comunidad.
    Les mando un fuerte abrazo a todos amigos!!! 

    #1791
    Adela Arenas
    Adela Arenas
    Moderador

    Hola de nuevo a todos,

    Sus puntos de vista son claves en el desarrollo de la comunicación pública. Muchos gobiernos locales aún no están convencidos de la bidireccionalidad de la comunicación o no están en condiciones de practicarla como indica Bruno.

    Es cierto la Elena, que la importancia de la comunicación radica en qué comunicamos, a lo que añadiría “que escuchamos” y que para esta escucha activa contamos con infinidad de canales. Es cierto también que estos canales tienen públicos distintos. No me gusta hablar de usuarios si no de “comunidad” puesto que el objetivo en redes sociales es crear “comunidad” creo que este objetivo puede y debe elevarse al paraguas macro de la comunicación pública.

    Estoy de acuerdo con Hector en su afirmación sobre 2comunicar es gobernar” y, hoy más que nunca, “gobernar es comunicar”. En este sentido es importante instaurar la transparencia en la comunicación y la gestión de las administraciones y devolver la credibilidad a las instituciones, que, al menos en España están muy denostadas.

    En el hilo que nos ocupa sobre el concepto de #ComunicaciónPública me gustaría destacar que “es un derecho de la sociedad y una obligación del gobernante”.
    Es importante interiorizar también que los procesos de comunicación pública debieran estar desligados del partido político gobernante.

    En España aún se dan casos de ruedas de prensa en sedes de instituciones en las que se responden por polémicas internas de uno u otro partido, lo que me parece un uso partidista de las instituciones públicas. Portavoces que bajo el cargo público dan declaraciones sobre su propio partido. Es importante saber que “sombrero” nos ponemos en cada momento.

    La comunicación pública es un servicio público más, importante, pero debemos caminar hacia la normalidad y hacia la asimilación de la comunicación como otro servicio público.

    Un placer seguir leyéndoles!

    Abrazos.

    #1793

    Agostina Gasser
    Participante

    Hola a todos/as!
    Me detengo en esta expresión de Adela acerca de la Comunicación Pública: “es un derecho de la sociedad y una obligación del gobernante”.
    Como coordinadora de este área en una pequeña localidad de Argentina, entiendo que la Comunicación Pública es el derecho que tiene la comunidad de acceder a la información que se relaciona con la administración de su localidad, y también, un servicio que obligatoriamente el Estado Local debe prestar como organismo público, garantizando las libertades de los vecinos/as y el acceso a la información.

    Si bien las herramientas son diversas, como comenta Héctor, cada una apunta a públicos, tiempos y escenarios particulares, que como comunicadores debemos conocer para hacer un uso óptimo de las mismas y lograr los objetivos que en nuestra estrategia nos proponemos. Y para poder cumplimentarlo son necesarios los datos, porque de nada sirven nuestras suposiciones a la hora de conocer a qué público llega cada herramienta si no lo medimos. En este punto, entiendo que es necesario para desarrollar una buena estrategia, contar con datos que nos indiquen de manera cierta y científica (puede ser a través de una encuesta) cuáles son los medios que consumen los vecinos y vecinas de una ciudad, dónde buscan información a la hora de necesitarla, y cuáles son sus necesidades de expresión y de contacto con los actores del gobierno local, entre otras. Al menos en Sunchales utilizamos esto como base para generar las planificaciones en comunicación.

    Este es mi aporte. Muchas gracias

    Agostina Gasser

    #1795

    monicam
    Moderador

    Gracias Adela por facilitar el diálogo en este último y tan importante hilo de debate. ¿Qué entendemos por comunicación pública? ¿qué defendemos y declaramos como Red Iberoamericana de comunicadores? creo que los aportes de los colegas han sido muy enriquecedores y sólo me gustaría aportar en algunas precisiones primero que es un servicio público,es decir que es liderado por una administración pública y un derecho ciudadano, que involucra la participación ciudadana y el derecho al acceso a información, así como a la expresión.

    Este mecanismo de diálogo (acceso y expresión) creo que es uno de los elementos clave de la comunicación pública, pues no se trata sólo de herramientas, canales y datos, sino de facilitar procesos para asegurar el diálogo en la comunidad que conforman ciudadanos y gobernantes.

    Así, para el pleno ejercicio de la comunicación publica serían necesarios: datos y registros confiables, garantía de las libertades de periodistas, compromiso y claridad en el esquema organizacional por parte de los administradores públicos/ gobernantes y la elaboración de información acerca de cómo acceder y hacer uso de los servicios y espacios de comunicación pública por parte de la ciudadanía.

    Sigo leyéndoles con mucha atención, ¡saludos desde México!

    #1796
    Adela Arenas
    Adela Arenas
    Moderador

    Saludos!

    Me parece sumamente importante lo que destaca Mónica, sobre el liderazgo de la comunicación pública por parte de la administración pública y, aunque la comunicación pública siga la “ideológia” del partido gobernante deberían preservarse o estipularse una serie de procesos y de pautas mínimas impuestas.

    Quizás esto que explico lo entendamos mejor con un ejemplo:

    Durante el periodo de gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero se aprobó una reforma de la Radio Televisión Pública Española que incluía que la elección del presidente de la Corporación correspondería al Parlamento y no al Gobierno como hasta ese momento. Incluía además la siguiente clausula “La Corporación RTVE deberá prestar función de servicio público, lo que se concreta en la obligatoriedad de ofrecer una programación de calidad y de fomentar la producción española y europea”
    Durante estos años los periodistas desempeñados en la institución gozaron de independencia en el desarrollo de su trabajo y los canales recuperaron prestigio y cuota de pantalla.

    Esto cambió radicalmente al cambiar de gobierno. Se volvió al nombramiento de presidente por parte del gobierno, a dedo, a la imposición temática en muchas ocasiones y a la censura de temas en muchas otras.

    Pues bien, un servicio público, no puede sufrir estas oscilaciones tan graves si no, que debe mantener una línea continua y una fuerte apuesta por la transparencia institucional.

    Y ahora yo pregunto, ¿Es responsabilidad de la sociedad y de los comunicadores exigir a los gobernantes una política en esta línea? ¿Cómo y cuando los gobernantes integrarán esta mentalidad?

    Tenemos mucho trabajo por delante.

    Abrazos!

    #1797

    Mirtea Acuña
    Participante

    Buen día:
    Desde México me uno al diálogo, partiendo de las preguntas de Adela y lo expuesto por varios: Por supuesto, la Comunicación pública “es un derecho de la sociedad y una obligación del gobernante”; luego, siendo un derecho, la respuesta a la cuestión ”
    ¿Es responsabilidad de la sociedad?” es afirmativa, mas la sociedad es un conglomerado no es una persona física ni moral a la cual exigirle directamente, por tanto se hace necesario encontrar dentro de tal conglomerado a las personas -físicas y morlaes- como son los gobernantes, segunda parte de la frase de inicio. Así como de los comunicadores, que tan debe “exigir a los gobernantes una política” que propicie la comunicación pública; y a la interrogante: “¿Cómo y cuando los gobernantes integrarán esta mentalidad? es ahí donde comienza nuestro problema como comunicadores, por un lado están las Leyes, cumplirlas ya es un principio, por el otro es preciso romper la iniercia que traen los gobernantes, de pensar más en su propia imagen y menos en que la Comunicación pública implica tomar en cuenta las
    decisiones de la sociedad que se reflejan en los proyectos colectivos, en las problemáticas sociales, el respeto a la vida privada, en fin tantas líneas que no es un asunto fácil. Sin duda, la Comunicación pública involucra a todos aquellos actores que intervienen sobre cualesquier asunto que sea tema de debate social; incluyendo por supuesto como actores, a los medios, individuos, instituciones, empresas, movimientos sociales, etcétera. Quizá es más sencillo definir Comunicación pública, que establecer todo aquello que le concierne.
    Aprendiendo de ustedes, Saludos.

    #1798
    Adela Arenas
    Adela Arenas
    Moderador

    Hola a nuevo,

    Puntearé a continuación las ideas más importantes expresadas en este último hilo a modo de conclusión:

    – A nivel operativo apuntaba Bruno la creciente tendencia en las administraciones públicas a una planificación estratégica de la comunicación. A su vez, Elena nos subrayaba tres preguntas básicas, qué comunicamos, cómo lo comunicamos y a través de qué canal lo comunicamos, importantes de definir en el Plan Estratégico de Comunicación Pública de la institución.

    – Hector destacó la importancia de la comunicación en la gestión. De nada vale que seas un buen gobernante si no sabes comunicarlo. Es un binomio que debe ir unido para el éxito. Idea ligada a la creación de “comunidad”.

    – Llegábamos también a la conclusión de que la comunicación publica es “un derecho de la sociedad y una obligación del gobernante” y en que es preciso romper la inercia que traen los gobernantes, de pensar más en su propia imagen y menos en que la Comunicación pública implica tomar en cuenta las decisiones de la sociedad que se reflejan en los proyectos colectivos.

    – En casi todos los mensajes reflejamos también el avance importante en los canales de comunicación y la necesidad de definir bien los mensajes y los “públicos” a los que llegaremos a través de cada canal.

    Han sido unas semanas de un importante intercambio que supondrán el punto de partida y la base para redactar el documento de La Declaración de Granada sobre Comunicación Pública que se firmará en el marco del IV Encuentro Internacional de Comunicadores Públicos que se celebrará en Boca del Río, Veracruz, México en Mayo de 2017 y que nos permitirá continuar el intercambio y conocer las últimas tendencias en comunicación pública.

    Como se ha constatado aquí tenemos un gran reto por delante y un gran espectro de trabajo que investigar.

    Muchas gracias a todos los que habéis aportado vuestra opinión desde vuestros contextos particulares. Seguiremos trabajando por crear más espacios que nos permitan seguir el aprendizaje a través del intercambio.

    Un abrazo para todos.

    Adela Arenas.

    #1813

    Mirtea Acuña
    Participante

    Buena tarde:
    Respecto a “comunicación pública”, se han aclarado ideas, sin embargo aún queda un espacio que podría llamarse vacío; esto desde la pregunta, ¿la comunicación pública únicamente se refiere a la de gobernante a comundiad y viceversa? Porque en esta comunicación pública se esta dejando a un lado, aunque se tocaron un poquito, las redes sociales que establecen comunicación a través de los variados medios, sobre todo los del ciberespacio; también parecen quedar fuera lo que sería propaganda comercial, pero que de un modo u otro forma opinión; sin ampliar más, diría que hay huecos que llenar.
    Por otra parte, Elena habla de tres preguntas del análisis del discurso, qué se dice, quién lo dice y a quién se le dice; esto de parte del comunicador, pero qué de ese análisis o lectura que hace quien recibe la información, lo cual atañe tanto al gobernante como a otros comunicadores. Saludos y abrazos!

    #1814

    rosmi bonilla
    Participante

    Hola a tod@s!
    Justo esta semana analizamos un texto que se editó en Jalisco y que ayer presentó mi titular en la Feria Internacional del Libro sobre el consumo de medios por parte de los habitantes de ese estado de la República Mexicana.

    Les comparto una reflexión a la que llegamos mi titular y yo y que se acerca mucho a la opinión de Anel sobre qué comunicamos, a quién y a través de qué canal y a la opinión de Héctor sobre la existencia de múltiples escenarios que condicionan la asertividad de los mensajes.

    La reflexión es la siguiente:
    “Desgraciadamente, como da cuenta el autor, estos “alimentos simbólicos” ofrecidos por los medios de comunicación y consumidos por la mayoría de los habitantes no contemplan la promoción de los valores cívicos que son fundamentales para el ejercicio de nuestra democracia y la óptima convivencia social.

    Lo anterior nos ofrece una perspectiva muy interesante a las instituciones que debemos fomentar esos valores. Estamos ante el reto de que nuestros mensajes logren permear en la sociedad y para ello, necesitamos replantear nuestras estrategias de comunicación y difusión.

    No se trata simplemente de anunciarnos como si ofreciéramos un producto o un servicio. Requerimos un nuevo modelo de comunicación pública que nos permita realmente hacer llegar nuestro mensaje a todos los habitantes.

    Podríamos pensar que las instituciones electorales solamente tenemos interés en que los ciudadanos salgan a votar. Sin embargo, en las atribuciones que nos confiere la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la legislación en materia, se encuentra la de brindar educación cívica.

    Además, uno de los principales ejes de la Estrategia Nacional de Educación Cívica que nos rige consiste en la construcción de ciudadanía a través de diversas actividades con niños y jóvenes; es decir, los ciudadanos del mañana y quienes, son voraces consumidores de diversos medios de comunicación a través de lo que el autor denomina como “dieta mediática”.

    Por ello, comparto con el Mtro. Arredondo Ramírez las interrogantes que al final de su trabajo expone, sobre todo la pregunta: ¿de qué manera la participación ciudadana en los asuntos de la vida cívica y política estará favorecida o inhibida por el desarrollo de nuevos medios?

    Y para la reflexión personal que me gustaría compartir con todos los asistentes, yo ampliaría dicha cuestión: ¿de qué manera las instituciones que tenemos acceso a la difusión podemos favorecer, a través de los medios –tradicionales y nuevos-, la participación ciudadana en asuntos de la vida cívica y política?

    Sin duda, un gran reto para todos nosotros”.

    Ojalá esta reflexión sea de utilidad.

    Un abrazo.

Viendo 12 publicaciones - del 1 al 12 (de un total de 12)

Debes estar registrado para responder a este debate.